. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1876. Lunes, 12 septiembre, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo septuagésimo sexto: "Me es más fácil pensar en un mundo sin creador que en un creador cargado con todas las contradicciones del mundo. (Simone de Beauvoir, 1908 - 1986; novelista francesa)

Una definición -convenientemente comprobada por sus observaciones- era la única regla que aceptaban como "verdad" uno los pueblos más cultos, instruidos y sabios que han existido: los griegos. Ellos tan ilustrados, leídos y formados, consideraban que un hombre era joven mientras pudiera completar cuatro coitos seguidos.

Largo suspiro.

Llegado a este punto y madurando aquello de !pero qué mala es la edad!, uno deja volar la imaginación pensando que, al menos para ciertas cosas, cualquier tiempo pasado fue mejor. Mala leche, muy mala leche. Los lunes (a estas horas) es lo que tienen.