. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1891. Lunes, 3 octubre, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo nonagésimo primero: "Si usted piensa que a nadie le importa, deje de pagar algo”. (Pedro S,. agricultor; 34 años)

Yo, a pesar de que pertenezco a una generación (como casi todas) olvidable, sigo siendo un hombre moderno. !Sí! con todos sus riesgos, problemas y compromisos. Por eso estoy dispuesto a aceptar una jubilación, la que sea. Y si es necesario aburrirme, mirar obras, hacer cola en la pescadería del mercadona y hasta a correr los peligros de los aeropuertos viajando a sitios exóticos siempre que me los subvencione algún ministerio, lo haré. !Todo! Haré todo lo necesario para que no me tilden de clasepasiva, porque yo me debo al futuro desde un pasado que he construido con mi esfuerzo para el bien de todos.

Hay crisis, hay mucho paro… y los que llevamos ya un largo tiempo trabajando salimos muy caros. Dejemos el paso a las nuevas generaciones. Jubilación (incentivada) ya.