. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1908. Jueves, 27 octubre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo octavo: " A los veinte te vistes para gustar, a los cuarenta para gustarte, y a los setenta para ir al baño” (Gerarda H. 67 años, jubilada)

Aunque en esta en esta época nadie cumple loscuarenta hasta los cuarenta y cinco (mínimo), por mucho que uno se esfuerce, algún día también llegan, con velitas, regalos y elogios falsos de amigos viperinos: "pues nadie lo diría, hijo... si no fuese por las patas de gallo". O sea, que uno lo va retrasando y es mucho peor, porque si dices cuarentay todo el mundo te encuentra viejo. Por eso, un consejo de belleza que, aunque alguno ya no lo podemos poner en práctica, puede venir bien para las nuevas generaciones: cumplir loscuarenta (sean los años que sean) a los veintidós. Los celebras por todo lo alto y ya puedes estar seguro que todo el mundo te va a encontrar jovencísimo para tener esa edad. Tengas los años que tengas.

De todas formas tiene que quedar claro: loscuarenta de ahora son lostreinta de antes… que para eso uno se cree lo que le interesa. Y el que no se conforma es porque no quiere.