. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1911. Jueves, 3 noviembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo undécimo: "No, muchísimos hombres no descienden del mono como se venía creyendo hasta ahora. Los que descienden del hombre son muchísimos de los simios que nos rodean y que por cortesía no nos permitimos señalar” (David D. 40 años, funcionario de ayuntamiento)

No todo va ser trabajar, hoy, en peluchepráctico, un sencillo -a la par que elegante- pasatiempo para -como su propio nombre- indica, pasar el tiempo.

Este simpático ciudadano –el de la foto de abajo- entretiene sus ratos de ocio jugando, como casi todo el mundo, con un moco que ha capturado de su napia (por otra parte sustancia orgánica nutritiva como pocas), pero tiene un problema. ! Ha perdido su moco! ¿Sabríamos encontrarlo en el dibujo?