. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1925. Martes, 29 noviembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo vigésimo quinto: " No me digas lo viejo que eres, o lo bien educado que estás, dime cuanto has viajado y te diré cuánto sabes". (Mahoma 570 - 632; fundador del islam)

Los economistas, acompañados siempre por sus políticos de cabecera, no descansan. Ni siquiera cuando los demás gozamos de un pequeño paréntesis en el duro trabajo diario ellos huelgan.

Efectivamente, así es. He aquí uno de dichos economistas (acompañado por el correspondiente político aunque dada la proverbial discreción de su clase no ha querido salir en la foto y se ha quedado en el bar), adiestrándose en la difícil técnica del relanzamiento económico.



Que Dios bendiga sus zozobras y sinsabores. Amen.

He vuelto de ahí abajo. Una pena.