. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1930. Miércoles, 7 diciembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo trigésimo: "Voy a hacer un pronóstico: Puede pasar cualquier cosa" (Roy Atkinson, 1939; futbolista inglés)

Siempre atento a los últimos acontecimientos mundiales, tantoshombresytanpocotiempo no ha querido encontrase alejado del problema actualísimo de la crisis económica mundial (aunque también ocurre en el extranjero), que de modo tan vivo está conmoviendo a la opinión pública.

Puestos al habla con prestigiosos técnicos, éstos nos han dado una clara visión de los motivos por los cuales se producen estos desastres económicos. Coinciden los especialistas al dividir estas causas en intrínsecas y extrínsecas, que a su vez tienen los diversos matices de extraversión e intraversión monetaria, aunque en ningún momento descartan otras razones de origen coyuntural y/o estructural

Éstas y no otras son las potentísimas razones causantes de la situación en la que nos encontramos. Queda claro.

Hasta el viernes pues.