. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1933. Martes, 13 diciembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo trigésimo tercero: "Con fuerza de voluntad, incluso un ratón puede comerse a un gato (Proverbio bielorruso)

Nacer es algo tan importante que no debía ser confiado a los niños. Menos aún a niños tan pequeñitos como los que nacen. Hasta que la gente no nazca lo suficientemente madura las cosas no estarán bien en este bajo mundo otrosí llamado valle de lágrimas.

Aunque en este tema nadie se pone de acuerdo. Unos creen que nace demasiada gente en el mundo y se muere muy poca, de forma que vamos a ser muchos; otros creen que no importa, que cuantos más seamos más nos divertiremos. Es admirable que discutan acerca de si dentro de algún tiempo el mundo estará superpoblado, cuando ya lo está, o que teman que el exceso numérico pueda producir hambre, cuando el hambre se ha producido ya.

Si la población del mundo sigue creciendo y los alimentos disminuyendo lo normal es que sobrevivan aquellos que mejor sepan cocinar la carne humana. Cursos de formación ya. La supervivencia es lo primero