. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1935. Jueves, 15 diciembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo trigésimo quinto: “Las injurias son el argumento de los que no tienen razón” (Jean-Jacques Rousseau, 1712 - 1778; filósofo suizo)

Se han lanzado al mercado unos modelos de cinturones de castidad mental que, aunque en principio pueden parecer cinturones normales, correctamente colocados alrededor de la cabeza (altura de la frente más o menos) impiden el nacimiento de malos pensamientos, tan perjudiciales para el desarrollo de la personalidad.

Nos alegramos (mucho) de esta mejora y nos congratulamos (más) de ser los primeros en ofrecerles algunos de los modelos de dichos cinturones, unos cinturones que pueden ser el regalo perfecto en estas navidades destinado para cumplir con tanta gente a la que no sabes qué regalar y que parecen estar pedir a gritos el regalo (!regalazo!) que triunfa estas navidades: el fabuloso cinturón de castidad mental.



Tallas en diversos diámetros y gran variedad de colores. Pueden ser personalizados bajo petición). Y ¡atención! Sólo durante esta semana comprando tres modelos de cinturones (iguales o a combinar) regalo de un autentico cinturón de castidad tradicional para hombres como el de la imagen. ¡Aprovecha la ocasión!