. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1938. Martes, 20 diciembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo trigésimo octavo: "El que sabe mucho tiene mucho de qué preocuparse” David Expósito, 65 años, jubilado)

Gustosamente -y a petición del interesado- reproduzco el siguiente correo electrónico que, acorde con las fechas navideñas en las que estamos, he recibido hace un momento de Tel-Aviv. Dice así


Pues dicho -con si correspondiente prueba gráfica- queda.