. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1833. Martes, 31 mayo, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo trigésimo tercero: “Carnicero despedido por despachar un kilo de ternera con mil gramos” (Agencias)

Y digo yo: si a los presupuestos generales del Estado, que ascienden a 185.249 millones de euros para este año, se les quitara un milloncejo (o dos) para dárselo a un servidor; ¿es que se iba a notar? No creo que ello desequilibrara la contención del gasto público o alterara los brotes verdes esos que nunca llegan... El presupuesto se quedaba en 185.247 millones, que es igual, y un servidor..., pues ya sentiría un alivio.

Una solución tan fácil y que encima se la doy ya resuelta para que no tengan que hacer nada.. y ni por esas. Luego querrán que les vote. Sí, ya.