. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1940. Jueves, 22 diciembre, 2011

 
Capítulo Milésimo noningentésimo cuadragésimo: "Yo mismo, en el momento de decir que todo cambia, ya he cambiado" (Lucio Anneo Séneca, 4 a. C. – 65; filósofo romano)

Haciendo encaje de bolillos con los días que me quedaban por ahí perdidos, (una de las pocas cosas por las que uno debe estrujarse la cabeza en el trabajo) resulta que este año puedo acercarme (un poco, sólo un poco) a las vacaciones que saborean los políticos. Y voy a disfrutarlas, que ya es hora.