. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1947. Martes, 17 enero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo cuadragésimo séptimo: "Me opongo a toda superstición, sea musulmana, cristiana, judía o budista. (Bertrand Russell, 1872-1970; filósofo británico)

Según una supuesta profecía maya el mundo se acabará en diciembre de 2012. Naturalmente no hay nada que respalde semejante afirmación pero el asunto se ha puesto de moda y ya nos están dando la tabarra con el tema. Dicho lo cual, y aunque por lo general sea un descreído total de semejantes historias tengo que reconocerlo: a esta me apunto desde ya, y -desde ya- me declaro absoluto seguidor de ella.

Y que conste que nada tiene que ver el que me enterase de que la base de su calendario, del calendario maya digo, es vigesimal, por lo que su año está dividido en 18 meses de 20 días cada uno.

Invoco pues mi derecho constitucional a la libertad religiosa. Sí, me he convertido: soy de observancia maya. Y como tal mi año tiene 18 meses, y -como tal- me corresponden dieciocho sueldos (más las extras) anuales. Las cuestiones de fe no son negociables.