. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1948. Miércoles, 18 enero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo cuadragésimo octavo: "A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada” (Winston Churchill, 1874 -1965; político británico)

La palabra retrete, que en realidad quiere decir retiro pequeño (retirete), está definida en el diccionario como “cuarto pequeño en la casa o habitación, destinado para retirarse”. Por eso, y hasta unos cuantos años, el común de los afortunados mortales que contaban con uno -pocos, muy pocos- se refería a él como el cuarto al que se retiraba a descansar.

Pues que sepan que somos muchos los que intentamos -con nuestro esfuerzo en el día a día- que no se pierda el uso tradicional del lenguaje. Especialmente en los momentos en los que más y mejor una palabra puede adquirir su significado: durante el horario laboral.

Pues ni ahí esta uno a salvo.