. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1959. Jueves, 2 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo quincuagésimo noveno: "El momento en que te convences de que estás muy por encima de los demás es el momento en que necesitas una bofetada" (Natalie Hershlag, 1981; actriz israelí)

A don Faustino Penagos, juez municipal de Badalona se le presentó el pasado jueves un caso idéntico al del sabio Salomón. Don Faustino decidió actuar de igual forma que el hijo de David, pero le fallaron las supuestas madres, ya que, llegado el momento, ninguna de las dos intentó defender la vida del niño.

La inocente criatura quedó hecha unos zorros.

Eso que llaman justicia se empeña en buscar antecedentes para resolver los casos y luego pasa lo que pasa. Menos mal que siempre tienen la razón.