. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1961. Lunes, 6 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo sexagésimo primero: "En ninguna cosa la infidelidad es más innoble y repugnante como en el amor". (Sören Aabye Kierkegaard, 1813-1855; filósofo danés)


No estoy (legalmente) casado (ni ganas) pero aún el caso de que lo hiciera parece que tengo difícil, muy difícil, ser adultero. También es cierto que nunca hay que decir de este agua no beberé, este cura no es mi padre, o esta polla no me entra, pero… ¿de distinto sexo?; o los de la RAE cambian de definición o es más fácil que me toque la lotería a que servidor cometa adulterio. !Y eso que no juego nunca!