. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1963. Miércoles, 8 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo sexagésimo tercero: "¿Qué podemos hacer cuándo alguien nos llama hijo de puta?, mantener la serenidad, dirigirnos tranquilamente al que nos lo ha dicho, abrazarle y decirle: !Hermano!" (Juan E. 35 años, diplomático)

Los ocho días de oro duran catorce, una semana fantástica veinte días y las quincenas sorprendentes mes y medio. Si es que lo del sistema métrico se lo pasan por ahí. Pero si hay algo que dura, dura y dura, son los cargantes anuncios de colonias que empalman la Navidad –y eso es desde octubre- con el catorcedefebrero. Pero, ¿qué pasa? ¿Es que la gente sólo regala colonias en Navidad y en San Valentín? Pues igual sí. Y luego ocurre lo que ocurre, que de enero a marzo los aromas a lavandas, a maderas de naranjo y a gamusinos del Aconcagua se desatan, pero llega Abril, se acaba el frasco (que con la historia de que es mejor lo de los frascos pequeños es a lo más que llegan) y ¡hala!, a oler a tigre hasta diciembre.

Deberían de cambiar sanvalentin a, por ejemplo, mediados de Julio. En cuestión de olores sería mucho más lógico.