. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1967. Martes, 14 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo sexagésimo séptimo: " Las mujeres no pueden seguir quejándose de los hombres hasta que no mejoren su gusto a la hora de elegirlos” (William Maher, 1956, cómico estadounidense)

Tantoshombresytanpocotiempo se complace en anunciar a sus distinguidos lectores, e incluso a los que no lo son que, al contrario de lo realizado por (casi) todas las televisiones, radios, diarios, semanarios, revistas, quincenales, anuarios, folletos, hojas parroquiales, redes sociales y digitales varios, no publicará ningún comentario, reportaje, o artículo alguno el día de los enamorados sobre el día de los enamorados. Aunque estemos en el día de los enamorados.

Tampoco reproducirá mapas o croquis de las posibles causas del día en cuestión, limitándose a insinuar que tal vez todos los cienesycienes de comentarios que provoca esa curiosa jornada de febrero -que hoy compartimos- sean debidos a algún rumor o bulo calumnioso, artilugios que, como se sabe, escapan a todo control. O algo así.

Además, me parece un desprecio para los que -queriendo y buscándolo- todavía no lo han encontrado. Algo así como restregar lo guapolistoimportante que eres por tener trabajo… delante de unos cuantos millones de parados.

Un poco harto de tanta bobería sensiblera si que estoy, sí. Cosas de la edad. Supongo.