. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1975. Viernes, 24 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo septuagésimo quinto: "Trabajar para ganarse la vida está bien, ¿pero por qué esa vida que uno se gana trabajando tiene que desperdiciarla trabajando para ganarse la vida” (Mafalda, 1964, estudiante)

Será casualidad, pero en menos de dos días me he encontrado con tres personas presumiendo que ellos sí, ellos coitean todos los días.

Fantasmadas aparte, no acabo yo de ver dónde está el interés de tal noticia-afirmación, cualquier puta hace lo mismo y encima cobra.

Necesito un café. Ya. Que no son horas.