. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1978. Miércoles, 29 febrero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo septuagésimo octavo: " La indignación moral es la estrategia tipo para dotar al idiota de dignidad. (Herbert Marshall McLuhan, 1911 - 1980; escritor canadiense)

Nos bajan el sueldo, nos congelan las pensiones, nos suben los impuestos… bueno, ¡venga!, ¡bah!.. todo sea por arrimar el hombro y poder salir de la crisis. Lo aceptamos a regañadientes (son lentejas) porque tiene su lógica… pero sacarse de la manga un día más de trabajo con la estúpida disculpa de si la Tierra va más o menos deprisa es inaceptable.

El año pasado no trabajamos un 29 de febrero, el año que viene no trabajaremos un 29 de febrero, y este año no trabajo el 29 de febrero. Aunque, por imperativo legal, lo parezca. Hoy de brazos caídos. Ya está bien, que no tienen límite cuando se ponen a tomarnos el pelo.