. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1988. Miércoles, 21 marzo, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo octogésimo octavo: “El enfrentamiento es la salida de los cobardes" (Thomas Mann, 1875 - 1955; escritor alemán)

Ayer comenzó la primavera y en no sé qué pueblo de Castilla se han extrañado de que este año las cigüeñas no hayan abandonado sus nidos en todo el invierno.

No veo yo la extrañeza. No hace falta estudiar muy a fondo el fenómeno para darse cuenta de que las cigüeñas, que por aquello de ser uno de los pocos animales trabajadores gracias a sus vuelos regulares de transporte desde París habían alcanzado un nivel de vida que les permitía vacaciones de invierno, ven ahora como su negocio –agravado con la crisis- ha caído en picado, incluso para las que se embarcaron en el bajocoste pensando que ésa era la solución.

Mucho hablar del cambio climático, pero el daño que hacen las inseminaciones artificiales a estos pobres (pero honrados) animales es infinitamente mayor. Aunque nadie se atreva a decirlo..