. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2000. Viernes, 13 abril, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo: " Lo más triste es que la única cosa que se puede hacer durante ocho horas al día es trabajar". (William Faulkner, 1897 - 1962; poeta estadounidense)

Hay quien proclama –infalibilidad de por medio- que se debe coitear sólo para procrear, y que los que cumplan este mandato -entre millones de otros- y/o se arrepientan en el último minuto irán al cielo. Pero en el cielo no parece que vaya a ser necesario procrear... luego, si no cambian sus normas una vez allí, nada de coiteos.

Por eso no acabo de entender como algunos (dicen que) sólo coitean para procrear porque su máxima aspiración es ir a un sitio en el que no se coitea. Una de las muy escasas cosas que produce placer sin engordar y que (muchas veces) hasta sale gratis. No estamos muy cuerdos no.

Hasta el lunes pues.