. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2004. Jueves, 19 abril, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo cuarto: "No siento el menor deseo de jugar en un mundo en el que todos hacen trampa" (François Mauriac, 1885 - 1970; escritor francés)

Todas las asambleas, congresos y demás reuniones sacan conclusiones encomiables. Todos los mandamases -sean del nivel que sean- a quienes se entrevista dicen cosas hermosas. Pero luego, en a la hora de la verdad nada de nada.

¿Nadie se habrá planteado el problema de lo malamente que funcionan los intermediarios –si los hubiera o hubiese- entre las resoluciones teóricas y las medidas prácticas? Deberían de mirarlo.