. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2008. Miércoles, 25 abril, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo octavo: “De nada demasiado” Platón 428 a. C. – 347 a. C.; filósofo griego)

Uno, que también se deja influenciar por la publicidad, ha acudido al señuelo de las oportunidades (rebajas bajas de cosas majas), el gran invento comercial que se desarrolla varias miles de veces al año.

Y es verdad que por poco me estampo contra el suelo en el barullo -las señoras gordas parten con una envidiable ventaja física y experimental-, pero he logrado comprar una par de calcetines ("tipoejecutivo" no marca “ejecutivo” que no me da el dinero para tanto –puñetera crisis-), cuyo precio sin rebajar eran dos euros y rebajados ¡sólo 1,98!

Y es que no se pueden desaprovechar las oportunidades cuando surgen.