. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2022. Viernes, 18 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo vigésimo segundo: "Más vale un puñadito con descanso que las dos manos llenas con trabajo" (Libro del Eclesiastés)

Lo han dicho los sabios que han estudiado durante los últimos dos mil años: el objetivo del sexo es la reproducción. Pero no, somos tan narcisistas que lo hemos separado y a la mayoría sólo les importa eyacular en cualquier sitio y sin motivo alguno mientras se olvidan de la verdadera razón de coitear: procrear.

De todos es sabido que cualquier adolescente -almas inocentes aun no corrompidas por esta sociedad de vicio y perversión- cuando anda explorando su cuerpo en lo único que piensa es en tener un hijo a quien cuidar y mantener.
Es más, los animales –también criaturasdedios- se deben de pensar que somos tontos (o rematadamente gilipollas) cuando vean que uno se corre en, por ejemplo, la cara de otro. Seguro que si pudieran hablar nos gritarian “!¿Pero qué haces estúpido?, !Que lo estás haciendo en el lugar equivocado! !Que ahí no es! !Menudo imbécil!”

!Ay si lo pobres hablaran! Hasta el lunes pues.