. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2012. Jueves, 3 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo duodécimo: “Así como hay casados que dicen "no te cases nunca" no existen solteros que te repitan "cásate, cásate", -salvo los curas-. Por algo será". (Ernesto P. 35 años, parado)

Basta con dejar suelto a un crio en cualquier pasillo de un supermercado para darse cuenta de que en realidad no son esos locos bajitos que nos quieren hacer creer sino unos psicópatas peligrosos de los que conviene alejarse si uno quiere conservar su integridad.

Comprobado. Y no, no me gustan los niños. Y sus madres menos.