. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2015. Martes, 8 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo decimoquinto: " El horizonte es negro, la tempestad amenaza; trabajemos" (André Maurois 1885 - 1967; escritor francés)

La idea de la selección natural es simple: nacen muchos individuos pero sólo sobrevivirán aquellos que mejor sepan adaptarse al entorno. Y lo de "adaptarse" es relativo: una gacela no necesita correr más rápido que un león... le bastará con correr más rápido que otra gacela.

Y de pronto me ha venido a la cabeza lo mucho que se parece una sabana africana, tan llenita de gacelas dispuestas a correr más que sus compañeras con tal de salvar el pellejo de un león acechante, a cualquier entorno laboral, tan llenito de gacelos dispuestos a correr más que sus compañeros con tal de salvar el pellejo del depredador jefe de turno.

Vamos, que no se trata de correr más que el jefe para que alguien se escaquee del trabajo... bastará con correr más que el de al lado. Pura selección natural.