. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2024. Martes, 22 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo vigésimo cuarto: " En la verdad no puede haber matices. En la semiverdad o en la mentira, muchos" (Pío Baroja, 1872 - 1956; escritor español)

Según informa el corresponsal de "El Eco Vespertino", periódico digital de Santiponce del Valle, en aquella localidad castellana existe una muchacha de servicio, vulgo empleada doméstica y/o trabajadora del hogar, que no ha visto ni una sola tarde el excelso a la par que elegante programa "Sálvame" emitido por una cadena de televisión nacional de fácil rima.

Igualmente se ha sabido -siempre según la crónica del citado corresponsal- que la interfecta responde al coqueto nombre de Manoli y que trabaja en casa de un registrador de la propiedad en la que recibe la visita tres veces al año de sus padres, jornaleros agrícolas en lo que sale (y les sale hasta ocho y diez meses de paro al año)

El insólito caso está siendo muy comentado en la comarca. Incluso se habla de organizar excursiones domingueras a Santiponce del Valle (con tortilla, pimientos y filetes empanados a cuenta de la alcaldía) para contemplar tan curioso ejemplar de mujer.