. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2027. Viernes, 25 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo vigésimo séptimo: " El café ideal es negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel y suave como el amor”. (Proverbio turco)

Hay que reconocer que el café es el mejor líquido que puede derramarse al amanecer.

Se me ocurre alguno más, sí, (incluso algunos que se pueden verter a la vez) pero que sea necesario -todavía- derramarlo todos los días... no sé yo.

Parece que la edad no perdona. Hasta el lunes pues.