. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2029. Martes, 29 mayo, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo vigésimo noveno: “La felicidad no es suficiente. ¡Exigimos euforia!" (Fernando J. 20 años, estudiante)

Lo de nosotros los pobres es que no es normal. Todo sueldo nos parece insuficiente y toda mejora nos parece poca. Ya nos han puesto un salario mínimo y algunos hasta tenemos vacaciones pagadas. Pero eso no nos basta. Los pobres no sabemos lo que queremos, claro.

Lo que necesitamos nosotros, los pobres, es que nos psicoanalicen, a ver si nos aclaramos de una vez, que vamos a acabar volviéndonos locos.

Nos dicen que la solución está en apretarse (más) el cinturón. Deberían tener cuidado, ya va siendo mucha la gente que empieza a no tener ni cinturón.