. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2032. Viernes, 1 junio, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo trigésimo segundo: "Durante quince años he soportado a mis parientes que en los matrimonios de hermanos y primos se acercaran con una sonrisa y dándome una palmadita en el hombro me dijeran "¿serás el próximo no?, que ya te toca" Entonces empecé a hacerle lo mismo a ellos en los funerales y parece que la cosa ha parado" (Juan L. 38 años, camionero).


Animales como el pulpo, el salmón o distintos tipos de insectos son semélparos, es decir animales que practican (más bien padece) la semelparidad.

O lo que es igual, animales que sólo copulan una vez en su vida.

Las comparaciones son odiosas, sí, y a cada uno le duele lo suyo, también, pero no sé de qué nos quejamos. Basta imaginar cómo se tiene que sentir un semélparo que haya tenido un gatillazo.

Por ejemplo.