. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2040. Miércoles, 13 junio, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo cuadragésimo:"La mente que se abre a una nueva idea jamás regresa a su tamaño original”. (Albert Einstein, 1879 - 1955; físico alemán)

Digan lo que digan pocas cosas gastan menos agua que una piscina. Y además sin invertir en complicadas máquinas que la reutilice más veces que el aceite de los churros en una feria. No hace falta, todos hemos comprobado como las piscinas se regeneran solas, es más, cuanto más bañistas las usan más se regenera su agua.

A ver, ¿quién dándose un baño en alguna no ha notado una corriente más calentita atravesando su pernera en dirección contraria a aquel señor que está parado en una esquina mirando al suelo? Sin duda un ciudadano concienciado y ejemplar evitando tanto gasto inútil de agua. Y de una forma completamente ecológica y natural. Como debe ser.