. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2038. Lunes, 11 junio, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo trigésimo octavo: "Yo creo que es mucho más difícil que entre un camello por el ojo de una aguja que lo otro. Por pequeño que sea el camello” (Javier M. 11 años, estudiante)

Dicen que hay que comer más despacio ya que, aunque estés lleno, el mensaje de que tu cuerpo ha comido lo suficiente tarda veinte minutos en viajar del estómago al cerebro. A ver, ¿tarda veinte minutos en darte cuenta que estás lleno hace veinte minutos? ¿No es un poco idiota el cuerpo? ¿Qué está haciendo el mensaje para tardar tanto? ¿Es que se para por el camino para saludar todo lo que se encuentre? ¿Cómo puede tardar veinte minutos una mísera señal desde el estómago y en cambio, si cuando te das te das un golpe en el pie lo sabes de inmediato... !siendo el doble de distancia!? Algo no cuadra.