. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2039. Martes, 12 junio, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo trigésimo noveno: “A los pobres habría que prohibirles hablar de dinero, porque nadie debería de hablar de aquello que no conoce. (Juan. R. 67 años, empresario)

Un grupo de cirujanos sin identificar han informado que en el día de ayer procedieron con éxito a la reimplantación de la falta vergüenza al presidente del consejo de administración de una conocida caja de ahorros, una falta de vergüenza que había perdido en accidente de trabajo, al vender a tres mil euros el metro cuadrado un solar edificable que había comprado por ¡sólo! la mitad de esa cantidad.

El cirujano portavoz añadió que el presidente del consejo fue llevado urgentemente al hospital después de ocurrirle el accidente, que se produjo al estampar su firma en el contrato de compraventa. “Lo primero que hicimos fue trasplantarle la falta de vergüenza de un consejero autonómico muerto de asco al ver frustradas sus aspiraciones a ministro que teníamos guardado en la sala de autopsias. Al principio, el señor presidente reaccionó mal, pero con una hábil campaña de prensa no se produjo rechazo y ya vuelve a no tener vergüenza para lo que guste mandar”, declaró el cirujano. “No quedará como antes –concluyó- pero por lo menos ahora podrá hacer tranquilamente negocios de cien millones para arriba”.