. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2042. Viernes, 15 junio, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo cuadragésimo segundo: "Leer es como besar, quien no lo hace con frecuencia se le nota en la lengua" (resumen de agencias)

Cada cual huelga a su manera. Tenemos, es un decir, a los franceses: en francés hay dos formas de decir huelga, una es "hacer playa" (faire le grève), y otra "dejar de trabajar por causa del calor" (chômer). En inglés ir a la huelga tiene un sentido más anglosajón, esto es, más realista y pragmático: "golpear", (to strike), justo lo que hace el operario que se lanza a la huelga golpeando a su jefe donde más le duele, que, después que en cierto sitio (o incluso antes, que se han dado casos), es el el bolsillo. En español, por eso de que somos más elementales, ir a la huelga quiere decir dos cosas: holgar, esto es "pasarlo bien", o bien "folgar" de donde viene "follar" que también quiere decir pasarlo bien sólo que en compañía.

La próxima vez que convoquen una huelga, general, sectorial o mediopensionista, deberían explicar en qué consiste exactamente. Tendrían el éxito asegurado.

Los viernes toca (hablar de) huelgas. De nada.