. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1957. Martes, 31 enero, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo quincuagésimo séptimo: "Nada te será más peligroso que la adulación; sabes que te engaña y, sin embargo, la crees" (Friedrich Rückert, 1788 - 1866, escritor alemán)

Como se me antoja que un servidor (sí, el mismo servidor de ayer) está haciendo el ridículo sin tener ninguna Junta General de Accionistas que llevarse a la boca para echar la tarde, Juntas tan habituales ultimamente para cualquier ciudadano medio que se precie, un día de éstos voy a citar a mi compañerodoméstico, en convocatoria ordinaria durante la cena y en extraordinaria a los postres, para que me explique qué ha hecho durante el año con el miserable sueldo que tan generosamente todavía (toquemos madera) nos conceden.

Y como no me presente gráficos y cuadros económicos, se va a enterar.