. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1995. Viernes, 30 marzo, 2012

 
Capítulo Milésimo noningentésimo nonagésimo quinto: "Un menor de cinco años denuncia a su padre por malos tratos: me dio un beso y le olía fatal el aliento ha declarado el menor a la salida de la comisaría". (Resumen de agencias)

Si en algo han contribuido los móviles a cumplir el sueño de muchos ha sido en su facilidad para poder grabar películas caseras sólo con hacer algo que (casi) todos sabemos hacer: apretar un botón.

Lo malo es el resultado del experimento. No es que al reproducirla uno espere encontrar una versión mejorada de Malachi Marx o Lukas Ridgeston retozando (largo suspiro), pero impacta que lo único que se te ocurra al verla es pensar qué coñe hacen dos torpes luchadores de sumo en tan ridícula situación.

Claro que la responsable del penoso resultado es, lógicamente, la mala iluminación. !Ay si uno contara con los medios adecuados, ay!

Hasta el lunes pues.