. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2073. Viernes, 31 agosto, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo septuagésimo tercero: “¿Qué es lo que distrae a un hombre? El alcohol, las mujeres, el dinero y la ambición. Y también la falta de alcohol, mujeres, dinero y ambición" (Ernest Hemingway, 1899 - 1961; escritor estadounidense)

A principios del siglo XX muchos ginecólogos pensaban que el orgasmo femenino favorecía la fecundación, con la idea de que los rítmicos espasmos ayudaban a que el útero absorbiera mejor el semen.

¿Y a estos lumbreras no se les ocurrió pensar que, al menos hasta bien entrado el siglo XX, si eso hubiera sido cierto el índice de mujeres fecundadas sería bajo tirando a ínfimo? Inocencias aparte, hay que reconocer que ellas, cuando tenían que fingirlo, eran unas expertas.