. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2145. Viernes, 21 diciembre, 2012

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo cuadragésimo quinto: “Ojala pudiésemos meter el espíritu de navidad en tarros y abrir uno cada mes del año”. (Harlan Miller, 1964; escritor estadounidense)

Servidor, que trabaja por dinero (uno es así de raro), de alguna manera tiene que compensar los recortes. Por eso hoy, se acabe el mundo o no, me voy de vacaciones hasta el 8 de enero. Hasta entonces pues.