. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2166. Martes, 5 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo sexagésimo sexto: "Algunas personas no saben apreciar el romanticismo que se esconde detrás de la frase" te lo comía todo". (Sergio G, 30 años, romántico)

Lo que nos falta a los hombres (genérico) es comunicación. Llevamos más de diez mil años sobre la tierra, nos tiramos un pedo y todavía nos hace gracia. Aunque hayamos sido nosotros, arrugamos la nariz, fruncimos el ceño, miramos con cara de evidencia al de al lado y esperamos que alguien se declare culpable con la socorrida frase “vosotros sabéis que cuando soy yo... lo digo”.

Algo tan natural, tan fisiológico, tan universal y, sobre todo, tan imposible de evitar, y seguimos sin poder hablar de ello tranquilamente.

Lo dicho, nos falta comunicación.