. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2171. Martes, 12 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo septuagésimo primero: "Hay una delicada línea entre pescar y hacer el imbécil en un río. (Proverbio japonés)

Dedicado a las mujeres: nunca hay que perder la esperanza. Para todo hay una solución. Incluso aquellas cosas que parecen que nunca más van a tener solución, se pueden remediar con un simple billete de avión.

A los hombres de las tribus Baganda (población de lengua bantú que vive en Uganda), lo que más les atrae del sexo opuesto son sus pechos colgantes. Cuanto más colgantes, mejor. Por eso es tradicional que las mujeres de esta tribu lleven peso en sus mamas para deformarlas.

Si además del ahorro de sujetadores, de que el negro adelgaza (y va con todo), añadimos el plus de aquel famoso y muy respetable refrán que tan poéticamente sentencia aquello de... no hay una mujer completa hasta que un negro no se la meta. ¿Hay o no hay esperanza para la gran mayoría?