. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2175. Lunes, 18 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo septuagésimo quinto: “Si no pudiesen contar sus enfermedades, habría muchos que no estarían enfermos". (Fernando M. 56 años, jubilado)

Hay gente tan insoportable que cuando les preguntas "¿qué cómo te va la vida?" van y te contestan. La frase no es mía, pero los lunes a estas horas en las que uno simplemente pretende ser educado al entrar al trabajo (que no a trabajar) e intentar pasar lo más desapercibido posible, se convierte en una de esas verdades universales.

!Qué no son horas coño!