. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2176. Martes, 19 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo septuagésimo sexto: "Date prisa, pero no corras. (Refrán castellano)

Lo que hay que leer es el BOE, o sea, Boletín Oficial del Estado. Es el único que dice las verdades y trae las cosas claras. Al pan pan y al vino vino. Don Fulano, cesado. Don Mengano, nombrado. Don Perantano, depurado. No hay que leer entre líneas, que es una cosa que cansa tanto la vista. A mí por lo menos, que ando ya en los comienzos de la vistacansada. Y era hora de encontrarse un periódico claro, directo, valiente. El BOE.

Y además es entretenido. Trae mucho movimiento, todo lleno de nombramientos, subastas, escalillas, ascensos, descensos y cosas. Es como el Hola pero en serio y sin colorín. Autentica prensa underground, que dicen que no hay. Ya lo creo que hay: el BOE. Lo dice todo a las claras, como el comic subterraneo, y circula casi clandestinamente, por despachos y antesalas. No se lee en el Metro y así. Y trae muy buenas firmas. De ministros para arriba.

Estaba ya harto de la prensa convencional tan alienada y reprimida. Todo son veladuras, sugerencias, insinuaciones, rumores, nadar y guardar la ropa, tirar la piedra y esconder la mano. El BOE, en cambio, es muy echado para adelante, lo cuenta todo con pelos y señales, llama a las cosas y a las personas por su nombre. Don Fulano a Economía, don Mengano a la dirección General, don Zutano a la cárcel. Como debe ser. Ya está bien de prensa sibilina. Se ve que el BOE no pasa por la censura. Son unos machos.