. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2179. Viernes, 22 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo septuagésimo noveno: "Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él". (John Fitzgerald Kennedy 1917-1963, político estadounidense)

Al llegar el otoño una de cada tres generaciones de mariposas "monarca" (Danaus plexippus) vuelan desde su "vivienda" habitual de Canadá y los Estados Unidos, hacía las montañas centrales de México recorriendo 120 kilómetros diarios con una sola idea en la cabeza: coitear.

Un esfuerzo que tiene su premio: la "unión" dura 16 horas.

¿Cuántos hombres (y/o personas humanas en general) estarían dispuestos a recorrer más de 120 kilómetros al día (durante unos cuantos) para "retozar" con la pareja si te garantizan que la cosa va a durar (dura) sin los fastidiosos periodos refractarios de por medio?

Como decía aquel, llama a un amigo a las cuatro de la mañana en un frío día de invierno -nevando- diciéndole que si viene a tu casa le das cien euros y se lo pensará muy mucho; dile que tienes dos gemelas para compartir con él y aunque caigan chuzos de punta lo tienes a la puerta en menos que canta un gallo.