. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2182. Miércoles, 27 febrero, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo octogésimo segundo: “El yogur es el alimento que más aporta a la sexualidad de una persona: si eres capaz de comerte un yogur, puedes comerte cualquier cosa" (Jane Russell, 1921, actriz estadounidense)

Hoy una de esas, tan habituales como educativas, recomendaciones, del peluchepráctico: chupar los dedos gordos de los pies ajenos... o que te los chupen.

Que me he enterado yo que los masajes eróticos orientales empiezan, a menudo, precisamente por los pies, y en los burdeles de muchos países asiáticos ofrecen como una de las mejores especialidades, la succión del dedo gordo de las extremidades inferiores.

Los expertos en este arte pueden llevar al parroquiano directamente al orgasmo.

Además bien mirado, y en el caso de que uno sea aficionado al onanismo, se pueden matar dos pájaros de un tiro; nada mejor que una práctica lo más abundante posible de tan curioso método para mantenerse en plena forma.

Por probar... ¡Ah! Y se me había ocurrido que uno se cortara antes las uñas.. pero claro, en estos casos eso es algo tannnnn personal.