. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2199. Miércoles, 3 abril, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo centésimo nonagésimo noveno: "El interés es la rueda principal de la máquina del mundo” (August Friedrich von Kotzebue, 1761 - 1819; dramaturgo alemán)

Según los últimos estudios (hay gente pa tó) por muy bien que uno viva su felicidad no será tal hasta que no tenga en la cuenta corriente 3.640.000 euros. Mínimo. Bien. Está claro. Ahora ya sabemos lo que cuesta que seamos felices. Y que yo sepa, que seamos felices es lo que desean los que mandan para todos nosotros ¿no? Pues ya no tienen disculpa. Que dejen de darnos la tabarra con milongas de quesos robados, suerte que no existe porque la llevas tú dentro y de que si quieres puedes... y que se pongan manos a la obra. Ya. No necesitamos autoyudas para ser felices, necesitamos 3.640.000 euros. Mínimo. Y son ellos los que tienen la máquina.