. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2200. Jueves, 4 abril, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo: "Si pudiéramos leer la historia secreta de nuestros enemigos, hallaríamos en sus vidas penas y sufrimientos suficientes para desarmar toda nuestra hostilidad." (Hari Vansh Lal Poonja, 1910, 1997, filósofo indio.)

No acabo de comprender la mala prensa que tienen las cucarachas. No muerden, no huelen, no hacen ruido, no te abren la nevera para comerse todo lo que encuentren en ella y ni tan siquiera tienes que ponerles buena cara mientras te obligan a escuchar las últimas noticias de un amigo de otro amigo de no sé quién que se casa el mes que viene en un pueblo de Albacete. ¡Y por la iglesia! ¡Él!, ¡con lo que ha sido!

Ojalá todas las visitas de familiares, amigos, conocidos o mediopensionistas molestaran la décima parte que las cucarachas.

Y encima con ellos no puedes usar el Baygon.