. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2203. Martes, 9 abril, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo tercero: "Una familia feliz no es sino un paraiso anticipado (Sir John Bowring, 1792 - 1862; político inglés)

Si uno se pregunta por qué fracasan las parejas, serán legión los psicólogos, videntes, tarotistas, sociólogos, sexólogos, pedagogos, charlatanes y/o tertulianos varios que se lancen a explicar complicadas teorías sobre el tema. La mayoría de ellas tan extrañas como inútiles.

Ganas de perder el tiempo y el dinero. La respuesta está, como casi todo lo que tiene que ver con la cuestión, en el Libro (así, con mayúsculas) que en uno de sus capítulos clasifica la duración del coito, tanto en hombres como en mujeres, en tres tipos, a saber: los breves: de menos de 30 segundos; los medios: hasta dos minutos; y los de larga duración: aquellos que pueden llegar hasta los 15 minutos. El problema estaría en las uniones inadecuadas. Así, triunfarían las parejas en las que sus dos miembros pertenecieran a un mismo grupo, mientras que cualquier otra combinación estaría abocada al fracaso.

Una cosa tan sencilla (y agradable) de comprobar antes de dar algún paso en falso (y que evitaría tantos problemas) y mira tú que bien calladita se la tienen. Desde luego.