. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2213. Martes, 23 abril, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo decimotercero: “Uno sabe que se está haciendo viejo cuando la mente hace contratos que el cuerpo no puede cumplir” (Proverbio griego)

Luego dicen que nos pasamos la vida copiando cosas ajenas y pirateando el trabajo de los demás. Normal. Mucho antes de que aprendas las letras, los números o incluso mucho antes de que descubras que esos bollycaos martinez que te llevas para la merienda son casi todo bolly pero muy poco cao, ¿qué es lo que te enseñan? pues el corta-pega.

Porque en esos primeros años de nuestra vida, los años que más marcarán nuestro futuro, nuestra educación está centrada a unos centros, garitos de violencia extrema de los que algún día tendremos que hablar, llamados guarderías y en los que, aparte de comprender que en el mundo hay más aliens enanos con los que tendrás que competir por un pañal limpio, lo único que te enseñan ¡durante más de tres años! es a cortar y a pegar, a cortar y a pegar, a cortar y a pegar.

Se quejan porque intentemos hacer lo que ellos, diciendo que nos están educando, nos han obligado a aprender. A ver si se aclaran.