. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2222. Miércoles, 8 mayo, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo vigésimo segundo: "¿Por qué las mujeres se pasan tanto tiempo buscando una falda que no les haga culo cuando todos sabemos que un culo no se hace... el culo se tiene?” (Marcial P. 45 años, vendedor)

No es cierto que en esa circunstancia la única frase que se suela decir (jadeos, guturalismos e invocaciones divinas aparte) sea el “chupa, chupa, que yo te aviso”.

Al menos hay otras tres expresiones que, con la escasa capacidad de criterio que da la situación, suelen articularse : “más deprisa”, “más despacio” y el (muy) recomendable “cuidado con los dientes”.

Frases que pueden ir acompañadas a discreción de un “ y que no se te vea la cara”, coletilla que puede acoplarse a cualquiera de las anteriores dependiendo de ciertos factores que tampoco es cuestión de entrar a valorar. Sobre gustos no hay nada escrito.