. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2223. Jueves, 9 mayo, 2013

 
Capítulo Dosmilésimo ducentésimo vigésimo tercero: "Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesita aprender” (Charles Dickens, 1812 - 1870; novelista inglés)

Económico, práctico, fácil de conseguir y con buen sabor. Este verano, que ya está a la vuelta de la esquina (!!!largo suspiro!!!!), los que vayan a la playa pueden y deben ahorrar. Por eso hoy, en el siempre discreto (a la par que elegante) peluchepráctico, una de esas grandes recetas que están revolucionado la cocina de autor: la muy exquisita tempura de medusa.

Ingredientes para cuatro personas:

- 400 gramos de medusa.
- Aceite de girasol para freír.
- 50 gramos de harina de maíz, (la maizena de toda la vida, vamos).
- 50 gramos de harina de trigo.
- 2 cucharaditas de semillas de sésamo tostado (opcional).
- Una pizca de sal.
- 200 mililitros de soda muy fría. (También sirve la cerveza, el bicarbonato o la gaseosa.. que todos hemos rebozado algo alguna vez).

Preparación:

Colocar la medusa bajo el agua fría durante 5 minutos. En un cuenco, añadir agua hirviendo y dejar reposar durante un cuarto de hora. Enjuagar, volver a sumergirla en agua fría, volver a enjuagar y cortarla en trozos de unos 2 cm. de grosor. Secarla bien con papel de cocina.

Tamizar (para los de fp-eso, tamizar = pasar por un colador-) los dos tipos de harina en un cuenco, añadir la sal y las semillas de sésamo e ir mezclándola con la soda-cerveza-gaseosa-bicarbonato hasta conseguir una fina masa para rebozado.

Rebozar los pedazos y sumergirlos en aceite de girasol muy caliente. Freír durante un minuto aproximadamente. La masa deberá hincharse, volverse crujiente y adquirir un color dorado -lo que es "freír" algo "rebozado" mismamente-.

Sacar y dejar que escurra el aceite en papel absorbente –que la medusa no engorda pero el aceite un güevo-. Servir con salsa de soja a discreción, salsa que puede cambiarse a gusto del gourmet (para los de fp-eso, gourmet = el que se la va a comer).

Y que aproveche.

Este tierno verano de lujurias, azoteas y crisis, sobre todo crisis, que está llamando a la puerta... ahorremos. Se puede, se puede.